#2: Voluntariado

Este tipo de viaje es medicina para el alma, porque te permite ser consciente de los excesos de tu vida, alimentos, gastos, etc absteniéndote de muchos detalles que en el día a día das por sentado y que aquí te darás cuenta de que son, en realidad, lujos. Realmente utilizamos la palabra «necesito» demasiado a menudo. Algo tan simple como auto-someterse a lo que yo llamo ayuno de cosas innecesarias, cambiará por completo tu actitud frente a la vida, con la que te mostrarás desde entonces mucho más agradecido. 

Todo el mundo debería, en algún momento de su vida, dedicar al menos un mes a un voluntariado en el tercer mundo. Y ya no tanto por las repercusiones que su trabajo tendrá en el lugar o asociación que escoja, que las tendrá, sino por las consecuencias aún más potentes que tendrá en sí mismo, en su persona.

Para salvar el mundo, no es necesario que intentemos acabar con el hambre, las guerras o las injusticias, lo cual difícilmente está en nuestra mano, basta con que nos salvemos a nosotros mismos de ser un inconsciente más destruyendo, el mundo y otras vidas, en su paso hacia la riqueza material. 

Cuando comprendas el tipo de situaciones a las que se enfrenta un habitante de aquí, todo aquello que venías cargando en tu mente, como preocupaciones y problemas personales, desaparecerá de forma instantánea. Porque todo eso que tanto espacio ocupa en tu cerebro, es absurdo aquí. Es por eso que hablo con propiedad de esta experiencia como medicina social contra la quejitisque inunda nuestro país.

Recomiendo ir con algunas ideas pensadas, altavoz y material sencillo como cartulinas, pegamentos, tijeras, etc, te será muy útil consultar dinámicas infantiles de docentes, para aprender cosas a través de juegos, pero no importa lo que prepares ni cuánto tiempo te prepares, cuando llegues te vas a dar cuenta de que tienes que tirar tu plan a la basura e improvisar, estos niños no son como los que tú conoces, tienen mucho más interés y entusiasmo. 

Algunas ideas podrían ser hacer manualidades, enseñarles geografía, contarles cosas de otros países, de otras personas, biografías, cualquier cosa vale, al final se trata de compartir tiempo, historias, de que conozcan ellos y tú otras realidades. Es fácil por ejemplo, hacer figuras de pasta de papel con cola blanca, a los niños les encanta, tienes miles de vídeos DIY con distintos materiales en internet para inspirarte. Yo soy muy fan de los videos Youtube de ArtAttack.

Lo más importante es que aquello que hagas sea sostenible, es decir que pueda seguir cuando te vayas. Enséñales cosas con materiales a los que puedan acceder. 

Si tienes problemas con el idioma o cuando todo falle, recurre a la música, que es el lenguaje internacional, y produce gran emoción.

Si les vas a regalar algo material que traes de tu mundo, por favor que sea ecológico, no lleves juguetes de plástico, es uno de los errores más comunes del visitante.Deja que te explique porqué es un error.El plástico como ya habrás oído no desaparece ni se descompone, y especialmente en estos países hay un enorme problema de residuos. Las calles, parques, playas, etc están llenas de bolsas y plásticos, ya que no disponen de sistemas de recogida de basuras.Aunque hay asociaciones que se dedican a poner su granito de arena con el gran problema de la basura en África oriental, es difícil educarles sobre el reciclaje o el cuidado del planeta cuando no tienen ni derechos humanos, ni derecho a la vida. 

Lo cierto, es que además, los juguetes no son una necesidad. Que nosotros queramos rodear a nuestros hijos de ellos no les hace más privilegiados ni fomenta su desarrollo, los niños aquí juegan con la naturaleza y con cualquier cosa que encuentran en ella, reciclan con creatividad, como hacían nuestros abuelos. Si traes un juguete, piensa que tardará horas quizá segundos en romperse y pasar a ser basura contaminante, que además en el camino producirá peleas entre los niños, y que no les haces ningún favor.

Cuando te enfrentes a esta experiencia también tendrás que lidiar con la frustración. Entregas todo : tu tiempo, tu alma, tu esfuerzo, tu dinero, tus ganas, etc y te vas en algún sentido vacío. Hay una gran falta de compromiso local, en ocasiones comenzarás proyectos o gastarás dinero pensando que ellos van a continuar lo que tú empezaste, pero rara vez lo hacen. Cuando te vas, lo abandonan. Porque en su experiencia vital no existe el concepto de que con esfuerzo se logre algo. Te dejarán tirado y faltarán a su palabra más de una vez. No digo que siempre sea todo una pérdida de tiempo, hay grandes personas y muchos  proyectos que han generado enormes impactos. Pero lo contrario es más común. 

Al irte, te darás cuenta de que no has cambiado ni puedes cambiar la realidad de esta gente con un trabajo temporal. Sin embargo hay un motivo, aunque difícil de explicar, por el cual, aquel que prueba el voluntariado vuelve constantemente a él y siempre lo recomienda.Y es que, en verdad, aún y aunque todo el proyecto salga mal, sí que se ha producido un cambio en el mundo, y éste es que tú vuelves a casa diferente, lleno de gratitud, vacío de estupideces.

Lleno de amor, de ganas de abrazar, y fuerza psicológica. Y ese nuevo tú, irremediablemente transformado, creará muchos cambios a su alrededor. 

0 Comments

Leave a Comment